La era del talento… o así la llaman

TALENTO Especial capacidad intelectual o aptitud que una persona tiene para aprender las cosas con facilidad o para desarrollar con mucha habilidad una actividad.

Siempre nos han enseñado que teníamos que formarnos para tener un buen futuro, pero ahora esto no es suficiente. No es suficiente haber sufrido tardes, noches y días de estudio para sacarte el bachillerato y pasar la selectividad, haberte pasado cinco años en un aula para no aprender nada, pero acabar con tu deseado título, ni por supuesto, que tus padres se hayan dejado sus ahorros de años en pagarte el mejor master del mercado, ya no es suficiente, ahora nos exigen algo más complicado, eso que llaman talento.

Si partimos de la definición de talento anteriormente expuesta, podemos hablar de dos tipos:

  • Capacidad para aprender de forma rápida.
  • Desarrollar con habilidad una actividad.

¿Entonces el talento se aprende o es algo que viene innato en cada personas? Podríamos estar horas debatiendo alrededor de esta cuestión, pero estoy segura que ya se han escrito largos alegatos al respecto de la misma, por eso hoy me planteo otra cosa.

La sociedad cada vez exige más personas con talento, si tenemos en cuenta la segunda de las acepciones, esto quiere decir personas con una habilidad especial. Todos, o eso dicen las malas (o buenas) lenguas, tenemos una, pero ¿y si no tienes claro cuál es tu habilidad? Puede que seas una persona con mucho talento pero que no lo sepas, porque no has descubierto cuál es. El verdadero problema de la sociedad es que podemos encontrar mil cursos para desarrollar nuestro talento, pero no hay ningún curso que nos diga cuál es ese talento.

Se supone que la vida nos va poniendo pruebas y según vamos superándolas, descubrimos cosas de nosotros que nos ayudan finalmente a determinar en qué somos buenos y en qué no, pero ¿y si cuando por fin conseguimos descubrirlo ya es demasiado tarde? o si descubres que tienes un talento, pero la vida no te da las herramientas necesarias para desarrollarlo, como el que es bueno tocando el violín pero no se puede permitir comprarse uno, entonces, ¿quién determina la importancia del talento? ¿dónde está el talento?

Es fácil hablar de él, pero nadie habla de la dificultad de encontrarlo y no porque no se tenga, sino porque a veces es difícil de determinar. A mi me pasa, soy como un guiso, un poquito de esto, un poquito de aquello y al final el resultado es bueno, pero no creo que tenga un sólo talento, ¿y si a lo mejor ese es mi talento? Mezclar distintas habilidades en las que no soy sobresaliente pero que en su conjunto consiguen un buen resultado pero eso ¿cómo se llama? ¿si no tiene nombre, es un talento?

Claramente empiezo a desvariar sobre el tema, por eso permitirme que deje la pelota en vuestro tejado y os pregunte, ¿cuál es vuestra opinión sobre este tema?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *