EL ARTE DE SABER GUARDAR SILENCIO

Lo complicado en la vida no es Hablar sino encontrar el Momento Preciso para hacerlo

y mientras saber Guardar Silencio.

Hace ya cuatro meses que las elecciones dieron el pistoletazo de salida a nuevos gobiernos y formaciones. Cuatro meses en los que la tónica a seguir, por lo menos por mi parte, ha sido la del silencio ¿Por qué? Porque a veces es mejor callar que hablar a destiempo.

100 días de rigor para que se formen filas y se organicen las ideas, 100 días en los que a la única a la que veo con ganas de trabajar es a Cristina Cifuentes que no sólo ha planteado propuestas, sino que está estableciendo los canales para su cumplimiento, estando incluso algunas ya realizadas. Por eso he esperado 100 días para volver, porque estamos de acuerdo que Roma no se hizo en dos días, pero a veces lo que importan son las ganas y es que es más fácil decir, que no hay por donde coger la situación por culpa del anterior gobierno, que ponerse manos a la obra y empezar a esforzarse por los ciudadanos.

18900570830_c672117075_k

Muchos están más pendientes de ver que dice o hace el Partido Popular para saltar a la contra como un animal acobardado, que en trabajar por aquellos que han confiado en ellos. No se dan cuenta que ahora su política debe cambiar, que ahora los que deben comunicar y hacer son ellos.

Hay que darles tiempo, exclaman algunos, y en eso estamos todos de acuerdo, pero para adoptar los beneficios de aquellos que llamaban casta poco les ha hecho falta ¿por qué no igual para ponerse manos a la obra? No pedimos hechos, pero por lo menos un mínimo esfuerzo de intentar hacer bien las cosas , de actitud, de ganas.

Por eso creo que son tiempos de saber callar, dejar hacer y hablar cuando de verdad sea el momento, es la única manera de que las propias personas se den cuenta de lo que han votado, porque son ellos los que deben verlo y estoy segura que lo harán, algunos ya lo están haciendo.

Que quede claro que con silencio no hablamos de mirar para otro lado, seguiremos estando aquí, con más fuerza que nunca, la libreta en la mano y el lápiz afilado en la otra y no la lengua, como algunos quieren incitarnos para luego poder nombrarnos los verdugos de la historia. Es el momento de hacer política, hacer buena política, con cabeza, con valores y con ideas, por eso mientras que esperamos que llegue el mejor momento para escribir o alzar la voz con un determinado tema y utilizaremos el arte de saber estar en silencio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *